logo_superior
  • desarrollo rural

    Boletín especializado en Desarrollo Rural en Bolivia Más de 25.000 suscritos en diferentes categorías de interés

  • censos agropecuarios

    El censo agropecuario contabilizó 2.070.808 cabezas de llamas.Fuente INE

Fracasa diálogo y lecheros agudizarán sus medidas

Del: 14 Julio 2017

Los Tiempos

Tras el fracaso de una reunión con autoridades de la Alcaldía del municipio de Punata, los productores lecheros determinaron levantar el piquete de huelga de hambre para masificar la vigilia en la planta Industrializadora de Lácteos del Valle Alto (ILVA).

Al promediar las 18:30 de ayer, los productores lecheros procedieron a levantar el piquete de huelga de hambre instalado el pasado 11 de julio en inmediaciones de la plaza principal del municipio de Punata. La huelga inició con cuatro personas y concluyó con 20.

La pasada jornada, el alcalde de Punata, José Gonzales, convocó a una reunión a los productores lecheros y a la administración de la cooperativa ILVA, pero los últimos no se presentaron.

El presidente de la Federación de Productores Lecheros del Valle Alto, Antonio Camacho, indicó que se encuentran sumamente indignados por la actitud de la administración de la cooperativa ILVA, que, al margen de perjudicar a los productores, no tiene ninguna intención de solucionar el conflicto.

“Como siempre, la presidenta de la cooperativa no llegó a la reunión y esto nos hace ver que no tiene la intensión de solucionar el problema. Esta vez, a pedido del Alcalde y para evitar que nuestros socios maltraten su salud, vamos a levantar el piquete de huelga de hambre”, señaló Camacho.

Los productores lecheros continuarán con la toma de la planta de ILVA hasta tener una respuesta de la cooperativa. La empresa no estaría produciendo y las deudas estarían incrementando.

El conflicto de los productores lecheros inició el pasado 30 de junio con la toma de la planta de ILVA, demandando el pago de 3 quincenas, que suman 1,5 millones de bolivianos aproximadamente, la dotación de un cupo de cascara de soya y la auditoria a la cooperativa.

Los 180 productores lecheros asociados a la cooperativa ILVA acopian entre 12 mil a 13 mil litros de leche por día. A raíz del conflicto, esta cantidad de leche, en muchos casos, está siendo regalada o transformada en queso o quesillo que se vende a 2,50 bolivianos en los diferentes sectores del valle alto.

Camacho explicó que las pérdidas económicas por la suspensión de la entrega de leche son cuantiosas.

 

Suscríbete al Boletín